You are here
Home > Salud > Como pollos sin cabeza

Como pollos sin cabeza

loading...
Descubre más aquíNo se tu, pero está super interesante... No pueden dejar de hablar de esto...

Fuente: https://www.20minutos.es/
Como pollos sin cabeza,

MARIO GARCÉS. EX SECRETARIO DE ESTADO DE SERVICIOS SOCIALES E IGUALDAD

Mario Garcés

Se llamaba Mike, Mike Milagro. Vino a nacer pollo en abril de 1945 y no sabía que tenía los días contados, a decir de algún relator independiente de la época. Su dueño, un agricultor de Colorado, con menos conmiseración que un personaje de Kill Bill de Tarantino, siendo pollito le tajó el cuello pensando en la manduca a la petitoria que se iba a echar al cuerpo, con permiso de la hija de Belén Esteban.

Para espasmo del granjero que debía ser como el leñador de El mago de Oz, el animal mantuvo el equilibrio y se dispuso, desde ese momento, a mantenerse en vida sin cabeza. El bicho vivió más de un año y medio hasta que trágicamente se ahogó en un motel de Phoenix. Durante ese periodo, el tractorista amasó una gran fortuna, pues hizo del bicho un animal de feria como el hombre elefante o la mujer barbuda.

A falta de mollera, el pollastre era alimentado por medio de un cuentagotas que administraba líquidos a través de la tráquea. Hasta aquí se puede confirmar que un pollo sin cabeza puede vivir un largo periodo decapitado. De un tiempo a esta parte, vengo observando que España es país en el que hay mucho pollo sin cabeza, porque nacieron sin ella o porque la han perdido.

En la cabeza residía habitualmente la memoria, el sentimiento y hasta la razón para amasar el pensamiento individual, pero me da que todo ese conglomerado ha descendido un metro cuerpo abajo. Ahora el cráneo de Hamlet, que venía a ser la racionalidad, se está reemplazando por la testosterona que es fuente de inspiración animal.

Va a ser cierto que la furia y la espuma están imponiéndose como en el relato de Dumas en el que un ayudante de verdugo contaba que se veía obligado a cambiar de canasta cada tres meses puesto que las cabezas roían rabiosamente los mimbres. Hay un relato hindú en La montaña mágica de T. Mann en el que se describe el proceso de autodecapitación de dos hermanos como ofrenda a la diosa Kali.

La mujer de uno de los seccionados ruega a la divinidad que les restituya a la vida y les sitúe nuevamente las cabezas en sus torsos. Kali se confunde e intercambia las testas, dejando a la buena esposa en la tesitura de elegir entre su marido o su cuñado. Pienso, que son pensares inocuos, que si a algunos políticos patrios les intercambiáramos las cabezas no sabríamos a quién escoger, pues de un modo u otro, pueden decir lo mismo con diferentes cuerpos.

Las cabezas cortadas formaban parte de la mística legendaria de los cuentos bicentenarios de Washington Irving, en los que fundió el personaje de Sleepy Hollow o el jinete sin cabeza. Mientras en la narración del norteamericano, el difunto descabezado aspira a encontrar alguna vez su cráneo, el problema actual es que, quienes lo han perdido, no lo saben, aunque cabalguen a ritmo frenético todos los días en busca de no se sabe qué.

Han convertido sus vidas en una carrera enajenada a ningún lugar, a ningún por qué. Será como el chiste. Se encuentran dos pollitos en plena guerra y le pregunta uno al otro qué estás haciendo. Y le contesta: “Esperando apoyo”.

,

MARIO GARCÉS. EX SECRETARIO DE ESTADO DE SERVICIOS SOCIALES E IGUALDAD

Mario Garcés

Se llamaba Mike, Mike Milagro. Vino a nacer pollo en abril de 1945 y no sabía que tenía los días contados, a decir de algún relator independiente de la época. Su dueño, un agricultor de Colorado, con menos conmiseración que un personaje de Kill Bill de Tarantino, siendo pollito le tajó el cuello pensando en la manduca a la petitoria que se iba a echar al cuerpo, con permiso de la hija de Belén Esteban.

Para espasmo del granjero que debía ser como el leñador de El mago de Oz, el animal mantuvo el equilibrio y se dispuso, desde ese momento, a mantenerse en vida sin cabeza. El bicho vivió más de un año y medio hasta que trágicamente se ahogó en un motel de Phoenix. Durante ese periodo, el tractorista amasó una gran fortuna, pues hizo del bicho un animal de feria como el hombre elefante o la mujer barbuda.

A falta de mollera, el pollastre era alimentado por medio de un cuentagotas que administraba líquidos a través de la tráquea. Hasta aquí se puede confirmar que un pollo sin cabeza puede vivir un largo periodo decapitado. De un tiempo a esta parte, vengo observando que España es país en el que hay mucho pollo sin cabeza, porque nacieron sin ella o porque la han perdido.

En la cabeza residía habitualmente la memoria, el sentimiento y hasta la razón para amasar el pensamiento individual, pero me da que todo ese conglomerado ha descendido un metro cuerpo abajo. Ahora el cráneo de Hamlet, que venía a ser la racionalidad, se está reemplazando por la testosterona que es fuente de inspiración animal.

Va a ser cierto que la furia y la espuma están imponiéndose como en el relato de Dumas en el que un ayudante de verdugo contaba que se veía obligado a cambiar de canasta cada tres meses puesto que las cabezas roían rabiosamente los mimbres. Hay un relato hindú en La montaña mágica de T. Mann en el que se describe el proceso de autodecapitación de dos hermanos como ofrenda a la diosa Kali.

La mujer de uno de los seccionados ruega a la divinidad que les restituya a la vida y les sitúe nuevamente las cabezas en sus torsos. Kali se confunde e intercambia las testas, dejando a la buena esposa en la tesitura de elegir entre su marido o su cuñado. Pienso, que son pensares inocuos, que si a algunos políticos patrios les intercambiáramos las cabezas no sabríamos a quién escoger, pues de un modo u otro, pueden decir lo mismo con diferentes cuerpos.

Las cabezas cortadas formaban parte de la mística legendaria de los cuentos bicentenarios de Washington Irving, en los que fundió el personaje de Sleepy Hollow o el jinete sin cabeza. Mientras en la narración del norteamericano, el difunto descabezado aspira a encontrar alguna vez su cráneo, el problema actual es que, quienes lo han perdido, no lo saben, aunque cabalguen a ritmo frenético todos los días en busca de no se sabe qué.

Han convertido sus vidas en una carrera enajenada a ningún lugar, a ningún por qué. Será como el chiste. Se encuentran dos pollitos en plena guerra y le pregunta uno al otro qué estás haciendo. Y le contesta: “Esperando apoyo”.

, , MARIO GARCÉS. EX SECRETARIO DE ESTADO DE SERVICIOS SOCIALES E IGUALDAD, {authorlink}, https://www.20minutos.es/opiniones/pollos-sin-cabeza-mario-garces-3586920/, https://www.20minutos.es/rss/opiniones/, Opiniones, Cartas al director, artículos de opinión, tribunas, viñetas y columnas de 20minutos.es, , pareja, 510, marzo 15, 2019, 1:03 am

Deja un comentario

Top
A %d blogueros les gusta esto: